14 de agosto de 2017

Distimia

Sentía tranquilidad... y curiosidad.
Salía del cuarto donde me alojaba para ver qué hacían los demás. Me acuerdo que tenía shorts y no hacía frío ni calor. Estaba poniéndose el sol, haciendo chispas sobre las hojas de los árboles. La gente charlaba relajadamente sentada sobre el pasto a la orilla del río. Habían vagones de trenes parados alrededor nuestro. No era un lugar lujoso, pero se sentía bien. La corriente del río era fuerte, pero extrañamente se dividía en dos direcciones. "El río tiene dos corrientes", me dije. "Es peligroso, a menos que sepas lo que estás haciendo, porque te arrastra". Veo a un amigo meterse, y caminar sobre el agua, que a pesar de todo no era tan profunda, y desaparece. Él sabe lo que hace, él va por su camino. Yo me contento con estar en la orilla, y hablar si quiero hablar, y callarme si quiero callarme. No me meto al río.

Me despierto.
La sensación del sueño se queda conmigo un rato, y al pensarlo, es bastante extraño, pero fue el más agradable que tuve en mucho tiempo. Me llevo el té a la cama, me pongo a leer. Mi gata se acurruca conmigo y empieza a ronronear. Afuera llueve fuerte, y ese es el único sonido que escucho. Es el mejor momento que tengo en mucho tiempo. Ese sueño y este momento, son el pico de felicidad en toda mi semana.
Darme cuenta de eso me hace romper en llanto.
No recuerdo qué es divertirme. Son tan pocos los momentos que quedan, y se están acortando tanto... 
Dejo el libro, me levanto a limpiar. Está todo sucio y desordenado. Mi gata, antes reconfortante, se convierte en una terrible carga que a veces me arrepiento de haber asumido. No para de maullar aunque le di comida, mimos, le abrí la puerta, intenté jugarle... hago todo lo que quiere y nunca es suficiente. Alejé a todo el mundo, pero ella vive conmigo, con ella no puedo. Me hostiga. No me deja estar en el único lugar que -por un tiempo-, es mío.
No quiero ver a nadie.
Quiero estar sola, más sola.
Lejos.
Necesito irme.
Me visto. No me gusta mi ropa, no me gusta mi pelo, no puedo arreglar mi cara ni con todo ese maquillaje. 
No importa cuánto lo intente, siempre me siento un payaso triste.
Me resigno.
La lluvia paró. Trazo un plan para hacer aunque sea una cosa de todas las que tengo que hacer, aunque lo único que quería era caminar sin rumbo.
Me voy. 
Voy a buscar las entradas para el recital. Las saco del sobre para ver si siento algo al verlas, algún vestigio de esa emoción tremenda que sentía antes, que me llenaba los ojos de lágrimas de sólo pensar lo que significaba tenerlas en mis manos.
Nada.
Busco algo, pero no hay nada emocionante.
Esta ciudad fue siempre igual.
Doy vueltas y vueltas pero ya conozco todas las calles.
Hace muy poco tiempo que me alcanza para comprarme algo de ropa -más por necesidad que por gusto-. Pero eso tampoco me entusiasma.
Camino hasta que no me dan más los pies, pero no quiero volver.
Vuelvo.
No soporto más la gente ni el ruido. El colectivo tarda una eternidad en venir, y la gente me mira como si tuviera la cara desfigurada. Espero no cruzarme ni al vecino.
Me duele todo el cuerpo, espero que haya sido suficiente para mandar a la angustia a dormir. 
No tengo más que una sopa para cenar, pero prefiero eso antes que ir a comprar o cocinar.
Llego a casa.
Aprovecho que sigo vestida para sacar la basura de hace dos días, quizás ahora me encierre dos días más. 
Suspiro aliviada al cerrar la puerta. No me crucé a nadie. No tuve que fingir una sonrisa más.
Mi gata maúlla de nuevo.
Tengo mensajes en el celular.
Me sirvo un fernet.
Lloro.

Lie with me
But I can't see
Is it fake? 
Is it real?


17 de julio de 2017

Para el que me dejó sin palabras

Sos la única persona a la que decidí presentarme sin antes pasar horas arreglándome el pelo o  cada defecto de la cara para gustarte. Sos el único hombre con el cual pude sentirme cómoda a los treinta segundos de verte y el único con el que pude ser yo misma desde el primer día. Nunca conocí a nadie tan transparente, frontal y sobre todo, seguro de lo que sentía, de lo que quería a pesar de ser consciente de lo vulnerable que eso lo hacía. Llegaste cuando yo aprendí a tener una pizca de eso que tenés vos. De las cosas como son. De si te gusta bien, y si no, no. Cuando reaprendí el valor de la honestidad, de arriesgarse, y de no perder tiempo en lo que no lo merece.
Nunca me imaginé que podías entenderme por lo diferentes que somos, y sin embargo, nunca tuve que darte explicaciones, porque te calentas en CONOCERME, desde la punta del pelo hasta esa oscuridad profunda en la que suelo habitar… y "a las personas las aceptas como son, o no las aceptas", como decís vos. Y cargas con todo lo que soy y todo lo que hago, y perdonas todo aquello que me falta. Me das todo lo que tenes y me empujas y me acompañas para ser y estar mejor. Nunca supe que fuera posible que alguien me quisiera así. 


Desde que te conocí ya no escribo tanto... y es que es la primera vez que alguien me dejó sin palabras.

Feliz 3° aniversario. ♥

19 de abril de 2017

Yo opto por la Nolfie

No sé si todos se aman, o yo me odio demasiado.
Pienso que cambié tanto que igual no podría ni querría volver a "ponerme en vidriera" a ver si alguien quiere comprar. La soledad es difícil, pero no me haría perder nunca tanta dignidad como buscar la aprobación de otros a través de mi cuerpo posado, maquillado, modificado.
El mundo está enfermo pero de alguna manera se las ingenia para hacerme creer que yo estoy peor. De todas formas, sigo prefiriendo desaparecer para aquellos que no quieren verme.


14 de abril de 2017

Sobre todos los que se fueron y nunca volvieron (o por qué yo no puedo volver)

Estoy bastante segura de que no es a propósito lo que hago; en algún momento empiezo a sufrir una metamorfosis irrefrenable. De repente los caminos se separan, y aunque trate de volver, la corriente me lleva a otra parte. Cuando nos junta, en ciertas formas, todo sigue siendo como era, pero no lo es. Un día, las cosas que me divertían, ya no me divierten tanto. Primero se va uno, después otro, y después otro. Y yo me despierto distinta, ya no puedo ser lo que era o comportarme de la misma manera. Supongo que decepciono, si es que llego a importar tanto como para decepcionar. Y no soy más que otra pieza de dominó que cae, otro fantasma en la memoria que se termina borrando como desaparecen las huellas de la arena.
No creo haber tenido un impacto verdadero en nadie, aunque todos tuvieron un impacto enorme en mi. Si fuera así, se hubieran quedado a pesar de todo, ¿no? Hubieran insistido. Pero esa no es una lógica que pueda aplicar en mí, entonces ¿por qué en ellos sí?
A veces -casi siempre- me siento tan afuera de todo que es como si mirara a través de una ventana que nunca puedo cruzar, como si fuera invisible y solamente estuviera soñando momentos en los que llego a tener una conexión real.
Siento nostalgia por cada buena amistad que tuve, dolor por cada traición, impotencia por cada relación que congelé en el tiempo y no logro sacar de su letargo. Una soledad insuperable, y la vergüenza de no lograr lo que todos tan fácilmente tienen, desde la infancia y para toda la vida; porque sé que siempre fue así y siempre lo será, es mi condena. Por mi locura, mi necesidad de desconectarme de todos, y a la vez, el anhelo de conectarme con otros de una manera que parece no existir en mi realidad.
Supongo que mis ganas de morir también tienen que ver con el hecho de que todo el mundo termina haciéndome sentir que ya estoy muerta. Quizás me muero continuamente para ver si alguien nota mi ausencia, y así sé que sí estoy viva. Pero eso no pasa, porque ellos viven en mi, pero yo -hace tiempo- no vivo en ellos.


But does anyone notice? but does anyone care?
And if I had the guts to put this to your head...
But does anything matter if you're already dead?

And there's no room in this hell
There's no room in the next






29 de marzo de 2017

Una pregunta



Se supone que aprendas a ser perfeccionista en lo que haces?
O se supone que practicas tanto que aprendes a manejar tus imperfecciones de la mejor manera posible?







Nick Andopolis : "Look, these Teachers, these teachers want us to work! You know. And i say fine. I'll work. But you got to let me do the kind of work that i want to do. And for me Lindsay, it's ... it's my drumkit man. This is my passion you know. This is the essence of who i am now. But before i had this, i was lost too.
You see what i'm saying.
You need to find your reason for living.
You need to find your own gigantic drumkit you know"
Lindsay Weir : "Hey maybe i'll buy a Clarinet"




I'm no good with maps
I've got no sense of direction
And I can't write anything without autocorrection
I just can't keep up with this curriculum
I wish I could learn in my sleep
I've got a problem with problems
I'm not punctual
I get lost in context and sentence construction
I've never said this to anyone before
I've never said it out loud