3 de septiembre de 2009

Las Simuladoras

Las mujeres solemos, lamentablemente, fijarnos en la persona equivocada. ¿Quién sabe cuántas veces lo hacemos hasta que aprendemos?...he visto de todo ya : Enamoradas de un gay, de un chico del boliche, de un ex que las trataba mal, de un amor a distancia, chicos comprometidos fieles, chicos comprometidos infieles, drogadictos, casados, con hijos, etc, etc. Y ni hablar de los tramposos de siempre…
Pero la mujer se da cuenta que está equivocada, por más que no pueda frenarse. Y cuando se resigna, es cuando se convierte en la mejor (o la peor) actriz.
Algunas mujeres simplemente no pueden contenerse y actúan como estúpidas ante su anhelado hombre. Son las que yo llamo “perrito faldero”. Cualquier cosa que él diga está bien, cualquier cosa que él quiera está bien, solamente quieren desvivirse por su amo, cumplir con todos sus deseos y si es posible, lamerle la suela de las zapatillas también. No les importa la humillación, hasta que es demasiado tarde.
Otras, logran disimularlo. Eso, claro, si su amigo no ve ni le cuenta a él que ella lo estaba mirando con un hilo de baba colgando. O no se percata de que cada vez que está cerca, ella se vuelve torpe, se ruboriza, sonríe como una estúpida, se arregla el pelo y trata de llamar su atención diciendo estupideces a sus amigas. En realidad es buena actriz siempre que pueda mantenerse en personaje, cosa que no siempre le sale, pero sabe que la humillación será peor al final.
Hay mujeres que ni siquiera se prestan a una situación en la que necesiten actuar. Sencillamente, cuando llega el momento en que están al borde de caer de rodillas ante él, se apartan, lo evitan, se esconden.
Están aquellas que se enojan, y los putean de arriba abajo para que ellos piensen que no lo soportan, que no las merecen, que en realidad es poca cosa. Aunque por dentro cada palabra de odio es un grito desesperado de amor.

La verdad es que las mujeres tenemos en algún momento una de estas actitudes estúpidas (¿o todas?). ¡Como si realmente funcionaran! La mujer “perrito faldero” se convierte en una amiga; las que disimulan se quedan sin nada, ya que aunque todo el mundo se dé cuenta de lo mucho que les gusta fulanito, lo cierto es que el fulanito –a menos que él esté también interesado en ella y le preste atención-no tiene idea de nada (y si se entera, se convierte en el típico “banana”, del cual hablaré en un futuro posteo…). Las que huyen de la humillación, sufren en silencio. El problema es que ellas piensan que él se dará cuenta de su ausencia en algún momento pero la triste verdad es que si la mujer nunca existió para él, entonces no la va a extrañar cuando no esté. Por último, las agresivas lo único que logran es alejarlos…

Qué simple serían las cosas si además de entender que estamos equivocadas, pudiéramos controlar las estupideces que hacemos para mantener nuestro ego intacto (que por cierto, es algo que jamás logramos).

4 comentarios:

Xaj dijo...

All you need is love, nena desencantada.

Es que mas fàcil es decir las cosas en su momento, que seguir arrastrando tristezas. Las cosas a veces no pueden morderse, no siempre se puede enjuagar lindo a la personita que fichamos entre los dedos. Y saberlo, al menos, nos saca el peso de lo q no tiene mas sentido.

Saluditos.

Zimbon dijo...

Hmmm, sería simple, es verdad!

Pero a veces, las cosas muy simples se pueden tornar aburridas, no?

Además, esa variedad de mujeres que describís, existe de alguna manera, porque existe diversidad de hombres que las prefieren así.

everlong dijo...

"aunque por dentro cada palabra de odio es un grito desesperado de amor" exacto.
y vos qué tipo de mujer sos?

Me case con la lluvia dijo...

Juaz muy bueno el post. Algunos hombres son algo asi pero a la inversa, igual es peor ver haber visto a una chica que te gustaba siendo un "perrito faldero"... pero buen pero por suerte eso fue cuando era chico y ahora estoy con alguien que amo mucho.

Muy bueno el blogkkkkk! Un saludo!