24 de octubre de 2012

El miedo a estar solos



No, it's not going to stop
'Til you wise up
No, it's not going to stop
So just...give up




Desde mi punto de vista, aunque manifestemos diferentes comportamientos y emociones, todos nosotros (los traumados), partimos de la misma base, del mismo problema de raíz: El Miedo.
La mayoría de nosotros, podríamos ser clasificados dentro de dos categorías de miedos:

1) Miedo a estar solos todo el tiempo.
2) Miedo a estar solos para siempre.

En la primer categoría, estarían aquellas personas que tienen tanto pero tanto miedo de estar solas, que no buscan a la persona ideal, si no a cualquiera que pueda apreciarlas, algo inmediato. Son capaces de mantener relaciones largas, destructivas, degradantes, paralizantes y dependientes. Es la clase de relación donde aunque al principio pueda existir el amor, más tarde, y sin excepción, comienzan los insoportables celos, la inseguridad, la desconfianza, violencia, falta de respeto, desconsideración, e idas y vueltas interminables entre otras cosas que mejor ni decirlas. Lo peor no es tener una relación así, si no varias. El miedo a estar solos aunque sea por un rato,  les lleva a buscar tener una relación atrás de la otra, con personas que son exactamente iguales a ellos mismos, con exactamente los mismos problemas, reptiendo el ciclo una y otra vez, sin saber por qué ni cómo pararlo. Sin saber, ni siquiera, que las cosas pueden ser diferentes.
Qué diferente que serían si se dieran cuenta que es fácil echarle la culpa a los demás, lo difícil es asumir la propia responsabilidad.

En el segundo caso, estarían quienes tienen relaciones cortas que no llegan a nada, o que tienen múltiples parejas sexuales que no les satisfacen completamente, o que quieren tener pareja pero tienen miedo al compromiso, o que simplemente sienten que no encajan con absolutamente nadie. Como ya dije, no importa de qué forma, en qué comportamiento, o en qué tipo de emoción negativa puedas manifestarlo; Si tu deseo es diferente a lo que estás viviendo, entonces hay algún miedo frenándote. Yo creo que en estos casos (y no estoy hablando de alguien que de hecho esté disfrutando plenamente de cualquier situación que elige), existe un miedo a estar solo para siempre. Hay una cierta desesperación por encontrar la persona indicada, porque uno no quiere conformarse con menos de lo que desea, pero a la vez, está la frustración de no encontrarla, y el miedo a no encontrarla nunca, o a encontrarla y no ser correspondido. Ese mismo miedo está impidiendo que el amor pueda ser encontrado y/o correspondido, porque el miedo y el amor no pueden convivir, son las dos caras opuestas de la moneda. El amor es libre, el miedo es esclavo, limitado.
Yo les diría que empiecen a hacerse la idea de rendirse... porque amar es fácil, lo difícil es resistirse.

Pero por suerte, existe una tercera clase de persona,  y creo que es a la que todo miedoso debería apuntar ser: Existen aquellos que simplemente aprendieron de sus experiencias anteriores lo que les gustaba y lo que no. Lo que preferían y lo que no.Y aprendieron a ir a la par de sus deseos, dejándose llevar tranquilamente, viajando livianos, sin cargarse la pesada mochila del pasado. Pasaron por diferentes etapas, en las que fueron descubriendo cada vez más sus preferencias, y encontraron cada vez más su libertad. No tienen miedo a estar solos, ni tienen miedo a estar en pareja. No dependen de nadie más que de ellos mismos, y son capaces de disfrutar de cualquier situación presente, sin preocuparse por el futuro, sabiendo inequívocamente que todo va a ir resolviéndose solo, y mejorándose cada vez más. Tienen una actitud de jugar, de ir con la corriente, no se hacen demasiado problema por nada, y persiguen sus intereses de una forma relajada sin expectativas, lo cual siempre les lleva a tener el éxito asegurado en todo a lo que ponen sus energías. Porque juegan al amor, no al miedo, y por lo tanto pueden ven las cosas como SON y tienen la habilidad de hacerlas concordar con como QUIEREN que sean.

Estas personas perdieron el miedo a estar solas (entre tantos otros miedos), y por consiguiente, lo estén o no lo estén, nunca se SIENTEN solas, porque entendieron que no se puede vivir ni del pasado que ya pasó, ni del futuro que nunca llega, y que además, si se relajan y se abren a las posibilidades, la vida tiene una extraña manera de darles todo lo que desean, casi instantáneamente.





9 comentarios:

efedėfede dijo...

te leo y contradiciendo definiciones tuyas de meses atrás, creo que te amo. jaja.
pienso que tenés las palabras justas para muchas cosas, todo dicho de una forma tan como, no se, describe mucho de lo que a veces me pregunto.
saludetesss.
cambio y juera.

Desencantada dijo...

mas bien que me contradigo y lo voy a seguir haciendo fede, porque sigo aprendiendo, y sigo analizando en momentos donde entiendo todo y en momentos donde no entiendo nada, pero bueno, no me hago cargo si alguien me toma demasiado en serio lo q digo jaaa.. gracias por estar ahi siempre firme como rulo de estatua fede :)

Richard dijo...

Hola Desencantada!

Siempre te sigo pero creo que pocos comentarios suelo dejar.
Me gusta este texto en particular y me describís perfectamente en la tercer clase de persona. Pase por varias experiencias que me dejaron aprendizajes!

Saludos y por acá sigo esperando tus escritos!
Richard.

Desencantada dijo...

Gracias Richard! Me alegro de que seas la clase 3, se necesitan muchas mas de esas en el mundo! Un beso.

Un punk ignorante dijo...

Gran texto miss. El miedo a la soledad es el miedo más natural del hombre ya que es su naturaleza (valga la redundancia) estar en grupo.

marisol dijo...

Yo también me encontré en uno de los tres perfiles pero no voy a decir cuál! jajajaja
el último esfuerzo de sacarse la mochila pesada para viajar liviano es lo más difícil!

Vortice dijo...

Guao! como anillo al dedo. Muchísimas veces nos ponemos sabios y con cara de pánfilos le decimos a los demás como actuar ante cual circunstancia, sin embargo a veces somos vanos a la hora de poner en practica lo que la vida nos ofrece y que sabemos que lo mejor está en nuestro interior. En la noche de navidad revisé mis miedos y Eres esa respuesta que llega sin esperar...Gracias, gracias..Ah! y las contradicciones son aprendizajes es la búsqueda de la certeza (nota aparte)

Desencantada dijo...

Coincido plenamente con vos Vortice! En el fondo todos somos iguales, yo también hablo pero no pongo bien las cosas en práctica. Lo bueno es al menos ser consciente de esas cosas que vamos entendiendo y que algún día podríamos empezar a poner en práctica, si tomamos la decisión.

Gracias por los lindos comentarios :)

Dostowiesky Ugel dijo...

No sabría definir en que caso estoy yo :-S pero me gustó mucho este artículo, la tercera clase de persona me recordó un libro llamado "tus zonas erróneas" de Wayne Dyer, allí explica el autor lo que tu comentas pero de manera mas amplia, te lo recomiendo :-)