5 de julio de 2013

Escribir

Estoy posponiendo todo porque me agarró algo así como una necesidad imperiosa de escribir un montón, porque llegué a un dolor en el alma tan horrendo que tenía que vaciarla de alguna forma para que no se me vaya del cuerpo. Nada es más importante en este momento que estar escribiendo, porque cuando escribo se para el mundo, y no existe el tiempo, y no importa lo que pasó o no pasó, mucho menos lo que va o no va a pasar, porque lo importante es depurar todo, la limpieza, las cosas que tienen que salir porque adentro hacen peor. Una vez que escribo, raramente releo, y cuando lo hago, siento haberme movido a otro lugar. Como si cada vez que escribiera desde un lugar de verdadera inspiración de un impulso irrefrenable, construyera un escalón llevándome más alto, en una escalera en forma de espiral que en cada ciclo tiene la misma vista, desde más arriba, cada vez más lejos. Me convierto en lo que observo una y otra vez, me convierto en un monstruo que los recrea a todos en mí y en mi mundo, y aunque no me lo crea, a quienes estoy observando es a mí misma, a lo que quiero y no quiero ser, y después a lo que soy.

Y tengo que aprender a amar eso, todo lo que soy, y todo lo que no soy.





4 comentarios:

AnaberuAi dijo...

hace bastante no pasa por tu blog que me encanta y las cosas que escribiste me fueron de mucha ayuda :)
(Y pensar que te encontre por mi ex jeje)
Saludos!

Heroine. dijo...

Por sobre todo, hay que saber quererse.

Lourdes dijo...

Me encanto. No se como termine aca, pero ahora que lo veo te digo que tengo una entrada parecida, habla de compararse, verse a uno, parecido a este. Tal vez ni te interese, pero: http://unsecretonuevo.blogspot.com.ar/2013/08/una-clase-de-danza.html Gracias

Desencantada dijo...

Gracias.. El blog anda abandonadisimo y de repente veo tres comentarios tan lindos que me sorprendo, sobre todo de que sigan entrando, pero mas de que les siga gustando :)