27 de julio de 2009

El globo

“No te puedo explicar la falta de voluntad, es algo que siento que no puedo manejar…y no puedo creer que no se dé cuenta de lo que hace,
que no tenga noción de sus actos! que no se dé cuenta de lo que me pasa, que no caiga que cada cosa que haga tenga un efecto…”

Intentando entender por qué esto es lo que escucho una y otra vez de las bocas de mis amigas…y de la mía inclusive…después de mucha investigación hablando con mis amigos y leyendo cosas…descubrí algo.

El hombre y la mujer son dos bichos distintos (ya sé, DUH!!! Pero seguí leyendo). Está bien que seamos todos humanos, pero somos bichos diferentes. No sólo físicamente, también psicológicamente, esto es bien sabido. Ahora, nadie nos aclaró, cuando estábamos creciendo, que los hombres eran diferentes emocionalmente. No nos dijeron que la forma en que nos comportamos, la forma en que nos enamoramos, los puntos de vista, las cosas que nos atraen, son completamente diferentes. Y la mujer siempre busca hacer lo que le gusta que hagan por ella, pensando que eso es lo que el hombre quiere. “Ay, le voy a decir cuánto me gusta, lo lindo que es, le voy a regalar esto, voy a hacerlo sentir un rey y no va a poder dejar de pensar en mi…” (esperando que él haga lo mismo). Además de adecuarse a sus gustos, claro. Escuchar la misma música, vestirse como piensan que a ellos les gusta. La mujer siempre piensa que el hombre piensa como ella pero de alguna forma está tendiéndole una trampa para confundirla, porque tienen cierta maldad que nosotras no. Y luego nos victimizamos, porque claro, ellos no reaccionan como queremos. NO, SEÑORAS! No! Así no es como funciona.
Entonces cuando todas esas cositas que la mujer hace intentando llamar la atención del hombre no resultan, se frustra. Empieza a especular. Que por qué está super cariñoso un tiempo y después se vuelve distante. Que por qué dice que te quiere y después se va con otra. Que por qué te busca si no quiere nada serio… que te dijo, que te miró, que te regaló, que…y así sigue la lista de preguntas que las mujeres nos hacemos, perdiendo minutos, horas, días, meses y hasta años de nuestras benditas VIDAS! Lo pasamos una y otra vez –porque, obviamente, ninguna de las veces anteriores que nos enamoramos llegó a nada bueno-, jamás aprendemos. Toda la especulación y las fantasías que nos creamos se van inflando como un globo, extremadamente rápido, con DEMASIADO aire (y pensándolo bien, la metáfora no está mal, porque la mayoría de las veces es eso: aire, nada, pura imaginación sin sustento de la realidad)…hasta que obviamente explota en tu cara.
Casi a mis 23 años comprendí algo que jamás nadie me explicó. El hombre no tiene lógica.
Quizás coincidas en mi punto de vista, o no, no importa. Es lo que veo todos los días; el hombre actúa por impulso, deseo, no piensa, directamente actúa. La mayoría de las veces lo que hacen o no hacen no tiene sentido porque es simplemente algo que hacen o no, porque se les ocurre y punto. Mientras la mujer piensa en las miles de posibilidades y razones para las acciones de los hombres, ellos simplemente SON. Mientras ella planea, el hombre hace. Mientras ella intenta ser algo que no es para agradarle, el hombre sigue siendo él, porque sabe que tienen que quererlo como es.Ejemplo: Un hombre besa a una mujer, la mujer se siente muy atraída a él. Ella piensa en todo lo que hizo para llegar a ese momento; desde la ropa que se puso hasta las cosas que dijo, los gestos que hizo….retrocede el tiempo en su mente pensando en todas las cosas que pudo haber hecho para atraerlo y se siente orgullosa. Inmediatamente después del beso, piensa en todas las cosas que puede hacer para mantenerlo ahí. Inventa estrategias, especula, infla el globo… el hombre, de mientras, está tranquilo. Para él fue solamente un beso, algo que pasó porque quiso y se dio así. No especula demasiado (a menos que lo que quiera sea llevar a la mujer a la cama, no inventa estrategias). El globo solamente se infla con hechos, no con fantasías. Se infla lentamente sin que se den cuenta(enamoramiento), o simplemente no se infla. Para el hombre, las cosas son más simples. Sacando la situación del beso y reemplazándola por una palabra, un gesto, un abrazo, lo que sea…es lo mismo. ¿No sería genial ser como ellos?... Sólo si están enamorados de vos, SOLAMENTE en ese caso, ellos van a estar como locos…y no va a pasar desapercibido; son los más idiotas para disimular, tampoco se lo pueden guardar si saben que vos no los vas a rechazar.
Entonces, ¿por qué mierda pensamos tanto si ellos NO piensan?
Si ellos tienen algo que decir, no se lo van a callar. Si hay algo que quieran hacer, como invitarte a salir, besarte o casarse con vos, lo van a hacer de cualquier forma.
De mientras, seguí con tu vida, sé vos misma y guardate el globito para alguien que lo sepa inflar sin pincharlo al final ;).

2 comentarios:

Nemesis dijo...

Hay un punto en el que coincido con tu post, aunque creo que todo el mundo está de acuerdo: el hombre y la mujer son dos seres completamente diferentes.
En mi propio blog también traté mucho el tema de las diferencias entre el hombre y la mujer (aunque con mucho más humor que seriedad :P), porque yo tampoco las entiendo a ustedes. De hecho hubiera llegado a tu misma conclusión sobre los hombres, solo que yo hubiera puesto la palabra "mujeres": No tienen lógica.
No estoy seguro con qué hombres te habrás cruzado en tu camino, pero te aseguro que no: no actuamos por impulso, a menos que ése impulso sea lo único que nos quede por hacer. Nosotros también pensamos en miles y miles de posibilidades de lo que puede ocurrir si ciertas variables se dan o no se dan. No somos seres que actuamos irracionalmente o tirándonos a la pileta siempre y sin preocuparnos.
(A menos que seamos Brad pitt, o Robert Redford (?), que sabemos que siempre que se tiren a la pileta va a haber agua).
Con respecto al tema del beso, nuevamente debo preguntarme de qué personas estás hablando y en qué situaciones. Si hablás de un hombre que no tienen sentimientos hacia la mujer, está claro que mucho no le va a preocupar el estado de su compaañera y solo va a buscar satisfacer sus pulsiones. Pero te aseguro que si el hombre está enamorado, antes del beso y antes del encuentro con la mujer al hombre le tiemblan las piernas, durante la cabeza se le nubla y no puede pensar y solo siente las pulsaciones de su corazón aumentando, y después del beso quisiera quedarse en ese momento idilico por toda la vida.
Bueno, me fui de mambo y la hice larga, pero algo debía escribir XD

Seguiré leyendo el blog.
Saludos!

Disenchanted dijo...

Quizás me olvidé de agregar que hay unos cuantos (la minoría) que son un poco más pensantes... me pondré a leer tu blog a ver tus teorías! muchas gracias x el comentario =)