14 de abril de 2017

Sobre todos los que se fueron y nunca volvieron (o por qué yo no puedo volver)

Estoy bastante segura de que no es a propósito lo que hago; en algún momento empiezo a sufrir una metamorfosis irrefrenable. De repente los caminos se separan, y aunque trate de volver, la corriente me lleva a otra parte. Cuando nos junta, en ciertas formas, todo sigue siendo como era, pero no lo es. Un día, las cosas que me divertían, ya no me divierten tanto. Primero se va uno, después otro, y después otro. Y yo me despierto distinta, ya no puedo ser lo que era o comportarme de la misma manera. Supongo que decepciono, si es que llego a importar tanto como para decepcionar. Y no soy más que otra pieza de dominó que cae, otro fantasma en la memoria que se termina borrando como desaparecen las huellas de la arena.
No creo haber tenido un impacto verdadero en nadie, aunque todos tuvieron un impacto enorme en mi. Si fuera así, se hubieran quedado a pesar de todo, ¿no? Hubieran insistido. Pero esa no es una lógica que pueda aplicar en mí, entonces ¿por qué en ellos sí?
A veces -casi siempre- me siento tan afuera de todo que es como si mirara a través de una ventana que nunca puedo cruzar, como si fuera invisible y solamente estuviera soñando momentos en los que llego a tener una conexión real.
Siento nostalgia por cada buena amistad que tuve, dolor por cada traición, impotencia por cada relación que congelé en el tiempo y no logro sacar de su letargo. Una soledad insuperable, y la vergüenza de no lograr lo que todos tan fácilmente tienen, desde la infancia y para toda la vida; porque sé que siempre fue así y siempre lo será, es mi condena. Por mi locura, mi necesidad de desconectarme de todos, y a la vez, el anhelo de conectarme con otros de una manera que parece no existir en mi realidad.
Supongo que mis ganas de morir también tienen que ver con el hecho de que todo el mundo termina haciéndome sentir que ya estoy muerta. Quizás me muero continuamente para ver si alguien nota mi ausencia, y así sé que sí estoy viva. Pero eso no pasa, porque ellos viven en mi, pero yo -hace tiempo- no vivo en ellos.


But does anyone notice? but does anyone care?
And if I had the guts to put this to your head...
But does anything matter if you're already dead?

And there's no room in this hell
There's no room in the next






No hay comentarios: