8 de mayo de 2011

Miedo a Soledad II




El bar estaba lleno de gente. Las luces de colores y las sombras jugaban con su mente mientras se adentraba en el tumulto de la mano cálida y protectora de Gaspar... debía encontrar a Melisa, rápido... al menos para desearle un feliz cumpleaños, bailar un par de canciones, regalarle unas cervezas y salir de ahí corriendo, salir antes de encontrarlo. Podía verlo aunque no estuviera ahí, todos aquella noche tenían algo de él. Sus pantalones, su voz, su collar, su pelo, su sonrisa. Sentía la presencia de Nazareno en el lugar, o quizás estaba volviéndose loca. Quizás podía verlo en cualquier persona porque de alguna forma él se había aferrado a su cuerpo, a su cerebro, como un parásito. Él seguía viviendo en ella, latente, esperando.


Luego de tomar algunos tragos, se sintió un poco más relajada. Melisa la estaba pasando muy bien. Un pensamiento arremetió contra ella como un viento frío, inesperado: "se la habrá cojido a ella también?".
Gaspar le dio un beso suave en los labios antes de irse al baño de caballeros. La había dejado sola, desprotegida. Empezó a transpirar, a pesar de que tenía frío. A su alrededor todos cantaban y bailaban alguna canción de moda que ella no reconocía. La cumpleañera armó un trencito invitando a todos a seguirla, agitando una maraca fosforescente y repartiendo gorros de cotillón. Soledad quedó envuelta en el medio de la cadena de gente, que se desplazaba veloz, escandalosa, empujándola. En cada rostro que pasaba por delante suyo creía ver a Nazareno... hasta que finalmente lo vio. Estaba ahí después de todo. Tal vez tuviera suerte y al menos él no la hubiera visto.

Soledad atravesó el lugar respirando agitadamente, buscando a Gaspar. No supo distinguir si era el efecto del alcohol, el ataque de pánico o simplemente angustia. Dio vueltas en el bar sin encontrarlo. Por un segundo se le cruzó la idea de que se había ido, que la había abandonado. Después lo imaginó en la puerta del baño, besándose con alguna fulana. Cerró los ojos y se obligó a enfocarse. Gaspar no haría nunca una cosa así. Él no era así. Definitivamente había tomado demasiado, y ni sus piernas ni su mente le hacían caso. Decidió ir al baño a mojarse la cara, pero antes de llegar, una mano la frenó tomándola por la cintura.


-¿Perdiste a tu novio?-, dijo Nazareno, con una mueca. Soledad se sintió mareada.

-Sí... ¿sabes dónde está?- logró contestar.

-No...- dijo él, prendiendo un cigarrillo. Soledad se apoyó contra la pared detrás suyo, mientras el mundo daba vueltas a su alrededor. Con el cigarrillo todavía en la boca, Nazareno apoyó las manos en la pared a sus costados, atrapándola. La miró fijamente y acercando su boca a la suya le dijo:

-Decime... ¿qué tiene él que no tenga yo?-. Sus labios dejaban al descubierto una sonrisa burlona. Soledad lo miró, indefensa, débil. Pensó por un momento, recordando la mano cálida de Gaspar, sus labios suaves, su mirada tierna. Su abrazo protector.
-Amor-
, contestó.


-Miedo a Soledad (parte 1)
Tal vez te gusten también:

-Noche de viernes
-La chiquita

24 comentarios:

gastmun dijo...

Me gustó, se iluminó la chica en ese final.

Mery dijo...

Me encantó!

Sergio dijo...

Fantástico, me gusta mucho tu estilo, espero nuevas actualizaciones.

Saludos desde els-relats.blogspot.com

Hugo dijo...

Todo contra nada.

Ro dijo...

Es horrible cuando vas a un boliche y estas re perseguida por si lo ves, pero más bajón es cuando eso pasa.

Fėdė dijo...

genial, genial!
eso es un remate.
me encantó.
saludetes muchacha!

Dany dijo...

Se animó a una respuesta. Saludos!

nico dijo...

muy bueno... la mente nos juega pasadas malas, pero no hay que tener miedo ya que si se nota te devora... un beso y cuidate

-eme- dijo...

te re-cabió nazareno!!!!! jajajaa
y como sigue ésto??

Filo dijo...

Gaspar.... el rey mago! xD

Parachute woman. dijo...

qué lindoo
está muy bueno tu blog!

anto dijo...

a comparacion con Ro, lo peor es cuando no lo ves y estuviste toda la noche comouna estupida fijandote si estaba.
que linda entrada, me gusto :)
Vale aclarar tambien de que soledad tenia un poco de valores. y no hizo nada, porque sabia lo que tenia que era amor. podrida haber sido como otra de las putitas de ahora que sabiendo que lo tienen igualmente lo desaprovechan!.
que andes bien, saludos :)!

Criss =) dijo...

Muuy lindo, genial el final!
Besos :)

desnudamentehumana dijo...

delirar es gratis y premiar es divino, jaja. no no deliro, de verdad, tengo un premio primaveral para darte, pasate por mi blog para recogerlo y seguir pasandolo con alegría.
beso

desnuda-mente-humana

Nico dijo...

Buenisimo che.. me gusta como atrapa y te lleva el relato...
y más me gustó el final feliz.. je o bastante feliz :P

un abrazo.

Mariano dijo...

Algunos dicen que el miedo es el mal del mundo, pero yo creo que es la musa de tantos...

Desencantada dijo...

Me alegro que les guste... ustedes dicen que sigue esta historia?? mmm... no sé eh...

Dany dijo...

¿por que no?. Que siga!

Sigfrido dijo...

el remate perfecto...saludos señorita.

Malco dijo...

Le debe haber quedado el ego por el suelo a ese chabon!
espero que se lo merezca..y sino.que se joda, no? jaja
un beso grande!

Etienne dijo...

Gaspar!! Gaspaaaarrrr!! GASPAR!!
Te están escupiendo el asado...

Media Veronica dijo...

Amor... definitivamente eso no se encuentra en todos lados.

Desencantada dijo...

jajaja me matan sus comentarios! gracias! xD

The Beauty Queen From Mars.- dijo...

Wow, terrible el final, me dejo sin palabras !
Gracias x pasar !! yo no soy buena comentando jajaja
ah y si, tardo miles de semanas en contestar xD
Besos